Project Description

Del encuentro de dos materiales muy diferentes surge esta exposición, el oro y el picón, la luz frente a la sombra, una eterna dualidad.

El título íg corresponde a las dos primeras letras del adjetivo ígneo porque en el fuego reside la esencia de ambos.

En la dehesa extremeña se produce el picón, de las taramas de encina manipuladas con fuego, agua y tierra. Y se relaciona con un material universal de dibujo: el carboncillo.

Por su parte, el oro se funde y moldea con fuego para convertirse en símbolo de lo divino.

La asociación del oro con el picón confronta la riqueza con la humildad, lo eterno con lo efímero, la joya que brilla y el carbón que tizna.

Desearía que íg fuese como un árbol, un inmenso árbol que hundiera sus raíces en esta tierra y llevase sus ramas hasta vosotr@s.

Sevilla, octubre de 2019